• 0 Items - 0,00
    • No hay productos en el carrito

clase obrera

El patriarcado del salario

13,00

Marx entendió el capitalismo como una etapa necesaria para llegar a una sociedad sin clases en un mundo sin escasez. Fascinado por la potencia productiva del capitalismo industrial que tan ferozmente combatía, dejó de lado la explotación del trabajo no asalariado, el trabajo no pagado de las mujeres dedicado a la reproducción de la mano de obra; un trabajo que consideraba natural y arcaico. Estas dos limitaciones del trabajo teórico de Marx marcaron en enorme medida el desarrollo de las teorías y luchas marxistas, centradas desde entonces en la fábrica y casi siempre magnetizadas por el fetichismo tecnológico.

Silvia Federici y otras feministas de los años setenta, tomando a Marx pero siempre más allá de Marx, partieron de su idea de que «el capitalismo debe producir el más valioso medio de producción, el trabajador mismo». A fin de explotar esta producción se estableció el patriarcado del salario. La exclusión de las mujeres del salario otorga un inmenso poder de control y disciplina a los varones a la vez que desvaloriza e invisibiliza su trabajo. Esta invisibilización no solo es útil para explotar el gigantesco ámbito de la reproducción de la fuerza de trabajo. Al mismo tiempo, y al igual que el desprecio de otras muchas figuras (esclavos, colonizados, migrantes), sirve al capitalismo en su principal objetivo: construir un entramado de desigualdades en el cuerpo del proletariado mundial que le permita reproducirse.

Autora: Silvia Federici
Editorial: Traficantes de Sueños
Páginas: 122
PVP: 13€
Precio para suscriptoras/es: 11€ pidiendo en pedidos@elsaltodiario.com

Manifiesto contra el trabajo

10,00

Todos los suscriptores de la revista El Salto, tienen un descuento en este libro. Solicítalo en: pedidos@elsaltodiario.com

Resulta difícil imaginarse un mundo sin trabajo, pero no por ello podemos renunciar a las alternativas que se presentan ante un modelo laboral que hace aguas.

Este folleto constituye un llamamiento al sabotaje y al abandono del statu quo. La vigencia de sus tesis, en el actual contexto global de crisis sistémica, es una buena muestra de la necesidad de superar el trabajo tal y como lo conocemos.

Un texto para quien no tiene nada más que perder que la perspectiva de la catástrofe hacia la que nos conducen. Tenemos un mundo más allá del trabajo que ganar. ¡Proletarios de todo el mundo, dejadlo ya!

Grupo Krisis
2018
126 páginas

El derecho a la pereza

12,00

«Una extraña locura se ha apoderado de las clases obreras de los países en que reina la civilización capitalista. Esa locura es responsable de las miserias individuales y sociales que, desde hace dos siglos, torturan a la triste humanidad. Esa locura es el amor al trabajo, la pasión moribunda del trabajo, que llega hasta el agotamiento de las fuerzas vitales del individuo y de su prole.»

Probablemente, Lafargue bailaría hoy con gusto al son de La Polla Records aquello de «no disfrutamos en el paro, ni disfrutamos
trabajando». La desquiciante situación de desempleo masivo que se vive en la actualidad, y la no menos desquiciante precariedad de quienes tienen un puesto de trabajo; en definitiva, el perfeccionamiento del chantaje de un mercado de trabajo que no deja de ser un mercado de personas, le da una vigencia inquietante a este texto escrito en el siglo XIX.

Todavía hoy existe un encumbramiento moral del trabajo, en
un mundo en que tanto el privilegio de ser explotado como la imposibilidad de serlo son formas compatibles, convergentes y paralelas de destrucción social y psicológica de las personas. Ya en su tiempo, Lafargue detectó lúcidamente lo que no es más que pensamiento mágico; esa religión del trabajo, que incluso las corrientes mayoritarias del movimiento obrero tomaron como propia.

Editorial: Virus
Páginas: 96
Autor: Paul Lafargue